Familia de San Javier tiene 3 generaciones en la Universidad de Talca

La familia Ávila ha preferido la casa de estudios desde 1968, cuando dependía de la U de Chile. Este año, la más joven ingresó a Administración Pública.

La Universidad de Talca hace 38 años, cuando era una sede de la Universidad de Chile, no contaba con la infraestructura que caracteriza al campus Talca actualmente. Más bien, el ingreso era de tierra y muchas veces en invierno era difícil llegar a clases, pero así y todo, Luis Alberto Ávila, san javierino de 71 años, logró terminar Pedagogía en Inglés y ejercer su profesión por 45 años.

“Fui profesor de inglés en el Liceo de Hombres de San Javier que ahora es el Liceo Manuel Montt. Hice clases hasta el año 1986 y luego hice estudios de orientación y jubilé con ese cargo”, comentó Luis Ávila.

Sus cuatro hijos son profesionales, tres titulados de la Universidad de Talca. Uno de ellos, Claudio Ávila Prado, ejerce como abogado en la fiscalía de Parral y Eduardo Ávila Prado se tituló de Ingeniero Forestal.

“Siempre tuvimos la visión de poder estudiar porque esa es la forma de salir adelante. Siempre hay una guía del papá, la mamá y los hermanos mayores que van dando esa pauta. La verdad es que aprovechamos la oportunidad y dos sobrinos también son abogados de la Universidad de Talca”, cuenta Eduardo Ávila.

Además de los estudios, Eduardo conoció a su señora Silvia Chamorro de la Paz en el campus Talca. Silvia estudiaba Ciencias Empresariales en Administración, que actualmente es Ingeniería Comercial, y luego de unos años de pololeo, se casaron y tuvieron dos hijas.

“A Eduardo yo lo conocí en la universidad, por allá me estaba persiguiendo. Él dice que me vio pasar por una pasarela y le dijo a su primo que me tenía que conocer y pololear conmigo. Llevamos casados por 19 años, pololeamos dos años y le costó 2 años conquistarme”, cuenta Silvia Chamorro, que actualmente se desempeña como profesora en un liceo de San Javier.

La generación más joven de la familia que ingresó a la institución es Javiera, que salió del colegio el año pasado y se decidió por Administración Pública. “Me gustó la carrera, al principio quería diseño de modas, pero luego fui cambiando por vocación porque me gusta el tema y me decidí por esto. Me gusta la malla y que la universidad esté cerca de mi casa”, explicó Javiera.

También comenta que sus padres no influyeron en su decisión, si no que le dieron total libertad para elegir su camino.

“Nosotros siempre hablamos en familia y eso fue creándonos objetivos en la vida. Saber que uno puede lograr muchas cosas en la universidad, te abre la mente y las puertas para iniciar una carrera”, destacó Eduardo.

También menciona lo importante que fueron en su desarrollo las actividades extra curriculares en la universidad, las que le permitieron conocer el país y desarrollarse en otras áreas.

“Participé en el coro y con ellos viajé por todo Chile, el basquetbol también. En realidad estamos a la altura de todas las grandes universidades y no hay nada que envidiar. La gente que se va a otras partes no sabe que acá tiene buena educación y que está a la altura de las buenas instituciones del país”.

Gracias a la experiencia de la familia en el ámbito de la educación, Luis Ávila compartió algunos consejos para su nieta y otros estudiantes que inician su carrera en este tiempo de Covid-19 y en el contexto de la cuarentena.

“Va a ser difícil, pero aprovechen su oportunidad, porque cuando salgan egresen se van a dar cuenta de que uno está preparado para muchas cosas en la vida”.

SIGN IN

Forgot Password

X